¿Es acaso la Carne Mongoliana el reflejo del levantamiento de China?

          ¿Han sentido la sensación que produce degustar un plato como el filete mongoliano? Existe acaso una preparación más característica de la cultura china en nuestro país? ¿Quien puede afirmar que nunca se ha sentido atraído por esos trozos de carne cortados de manera exacta para que no sean excesivamente grandes e inunden nuestros deseos de saciar el antojo y hambre? Los dientes de dragón le dan la crocancia equilibrada y logra  un justo balance al picor que nos produce el ají y la intensidad que nos proporciona el cebollín. Sin lugar a dudas la gastronomía china es un claro ejemplo de cómo atraer a los comensales para que éstos queden encantados con los sabores, texturas y aromas.

          La República Popular China ha sabido crecer, eso es un hecho. Esta aseveración se resguarda bajo la base que la historia nos indica de qué manera una nación que a principios del siglo pasado (XX para los que aún están pegados) tenía una organización política, económica y social de tipo feudal. Producto de las constantes revoluciones y derrocamientos de dinastías se fue desarrollando un dragón que durmió por siglos mientras que el poderío de occidente se hizo manifiesto. Han sido décadas de esfuerzo y cumpliéndose este año 62 años de la Revolución Maoista, podemos decir que los tiempos de somnolencia del mítico animal se están abriendo y su levantamiento es algo cada vez más asible y evidente.

          El posicionamiento global que hoy por hoy goza el país en cuestión no es mera casualidad. Es más, me atrevería a decir que es resultado de la suma de causalidad. Hoy por hoy, estamos siendo testigos del resultado de una conjunción de factores que nos muestra una receta milenaria, paciente y pragmática. Dicho de otra forma, la adaptación que ha mostrado este país es un ejemplo de una visión con temple y una mirada hacia el futuro. Ahora bien, no nos engañemos: China no es una potencia hegemónica y está lejos de serlo. Claro está que es un país que se levantó por sobre las expectativas de otras potencias –como lo son muchas europeas o EEUU- y que ven al gigante oriental con recelo y están expectantes  por el porvenir del orden mundial.

          Volvamos a la carne mongoliana. ¿Qué tiene que ver el hecho de que sea mongoliana? ¿Qué relación existe entre dicho plato y el auge que vive China? ¿Cuáles son los factores que nos llaman la atención comúnmente entre la receta y este país? ¿Cómo una preparación como tal ha llegado a ser un himno sinfónico en nuestro país? ¿Es acaso la carne mongoliana el futuro de las prioridades de nuestros gustos culinarios?

          Vamos por partes: actualmente China nos invita a seguirla, mirarla y aprender de ella. Es una cultura sumamente rica. Cuando se nos pone enfrente el plato que tenemos como sujeto de análisis (y analogía), podemos apreciar que hay mucho de ello. Vale decir,  como comensales podemos ver que se viene un festín gustativo cuando tenemos delante de nosotros esa bendita preparación. La miramos y queremos saber cómo sabe. La queremos degustar de ipso facto para ver si existe una coherencia sensitiva entre lo que vemos y degustamos. Es así que tanto el país como el plato nos envuelven.

           Por otro lado, si China es una potencia emergente en la arena internacional es porque su propia adaptabilidad le está dando los dividendos de que hoy goza. Es esa visión práctica de la contingencia mundial que la ha llevado a tener un régimen de corte comunista pero con una de las economías más abiertas de orbe. Mucho pueden debatir sobre la incoherencia que esto conlleva, empero sin lugar a dudas es esa misma dualidad la que está dando los resultados que vemos día a día. Lo que más sorprende es que este posicionamiento atrae el interés del planeta. ¡La carne mongoliana es así! No importa cuánto paguemos por ella, da lo mismo si la probamos en un restaurant lujoso o en la típica picá del barrio. Da lo mismo si viene en un plato de porcelana, loza o en el envase de lata con la clásica tapa de cartón. Las expectativas son las mismas  porque la carne mongoliana es deliciosa y nos ha logrado convencer con el paso de los años.

          China al igual que toda potencia que emerge en el sistema internacional, tiene el mismo objetivo que todos los pares: Hacerse del Poder. Y ojo, cuando se tiene Poder, se busca más. Sean cuales sean los motivos (seguridad, hegemonía, cooperación, integración, etc.), el posicionamiento tiene un costo. Pero si vamos al punto neurálgico, China no está llevando a cabo una estrategia invasiva en el mundo. Es más, ha sabido entender que para estar en la cúpula del poder, no debe chocar con las potencias ya existentes. Si lo llevamos a nuestra preparación de hoy, podemos entender que si llegase una cadena de comida China, multinacional, que tenga los rasgos del payaso Ronald Mc, posiblemente no pegaría de manera efectiva ya que la competencia aún está muy arraigada en el mercado. En consecuencia, vemos que hay restaurantes pequeños, medianos y grandes que ofrecen lo que los bolsillos de sus comensales puedan brindar.

          Hay un problema y me parece menester hacerlo notar. Lo que se proyecta hacia el mundo no siempre es correlativo a la realidad doméstica de este país. Aparentemente, dentro del régimen comunista, la creciente y próspera economía que posee esta nación no es proporcional a la repartición de sus bienes y servicios. Dicho al revés, no hay una equidad social en el auge económico que vive China y sus trabajadores. Es así que es muy interesante preguntarnos  cuando nos sirven un buen plato de carne mongoliana, si es carne de res, perro o “chancho chino”. Sólo la comemos porque huele bien, se ve bien y sabe bien pero no sabemos en qué condiciones se ha cocinado o cuáles han sido los métodos gastronómicos utilizados. Hay un misterio implícito que no debería dejarse pasar.

          Lo anterior no quiere decir que sea una realidad constante y/o que el gobierno profite de dicha situación. Todo lo contrario, si China pretende superar a su “rival” más poderoso (EEUU) debe trabajar para mejorar los temas sociales. Amalgamar y acortar las distancias socioeconómicas para desarrollar una puesta en marcha coherente, eficiente y sostenible en el tiempo. Ahora bien, en términos estrictos, para poder mejorar esta situación se necesita de un factor que pocos asumen pero que en estricto rigor es necesario: Control. Sea Democracia o un sistema Centralizado, se requiere de control para orientar hacia un solo objetivo a una extensión territorial y social como lo es China. Dentro de nuestra preparación Mongoliana, es ese jugo espeso lo que logra unificar la carne con los vegetales para hacerla perfecta. Entonces, el control debe unificar al país (en términos micro), para lograr alinearlo y proyectarlo al mundo (en términos macro). Pero comprendamos que es el gobierno el responsable de aquella tarea.

          Entonces, nuestra receta de hoy nos deja ciertas nociones de interés que no podemos dejar de señalar:

1-      China es una nación que ha entendido el desarrollo del mundo actual y gracias a ello su expansión económica es el mero reflejo de su pragmatismo. Ese mismo éter se siente en la comida china ya que podemos encontrar carne mongoliana que se puede comer en mantel largo como en envases desechables. Hay un sentido de acomodación.

2-      La carne mongoliana es una preparación que atrae al igual que China. Se podría decir que en Chile es una institución que nos llama a degustar y seguir probándola ya que no nos cansa y/o ya no nos podemos cansar.

3-      El levantamiento del mítico Dragón implica una visión prospectiva y no hacerlo volar antes de tiempo. Por eso es que es poco probable que a corto plazo llegue una súper cadena de carne mongoliana que se coma su competencia. Es decir, un conflicto armado no es una opción viable para superar a las potencias actuales.

4-      El control que ejerce el gobierno central de China refleja una labor llena de contradicciones que implican un sinfín de tareas y deberes a solucionar para que lo social sea equivalente al progreso económico. No queremos comer una carne mongoliana barata pero que sea sosa. Tampoco pagar un dineral para tener una porción que no nos satisfaga.

          Finalmente me resta decir que la carne mongoliana, dado su nombre, no pertenece a China. Es más, ésta es una mera invención de las colonias del país oriental para adaptar los gustos nacionales a las preparaciones del país que hemos visto hoy. Es de esperar que las presunciones que hemos estipulado hoy no sean una mera invención y que el avance chino vaya acorde al cambio del orden mundial que vivimos hoy por hoy. No obstante, es de esperar que el Dragón no saque su fuego y queme a sus vecinos en el futuro cuando tenga el poder que tanto busca. Tampoco nos gustaría intoxicarnos con una opípara y gustosa preparación mongoliana  obnubilados por la visión del Dragón con sus alas extendidas.

Filete mongoliano

Cantidad personas: 4

Ingredientes:

  • 1/2 kg carne de vacuno cortada en tiritas
  • 4 cebollines (es mejor cortados en diagolanal)
  • 1 ají verde cortados en tiritas
  • 1 1/2 cucharada(s) salsa de soya
  • 1/2 cucharadita(s) chuño
  • 1/4 taza(s) agua
  • 1/4 taza(s) vino blanco
  • 1 diente(s) ajo(s) machacado
  • sal y pimienta a gusto

Instrucciones

Poner en un jarro, la salsa de soya, el chuño disuelto en 1/2 taza de agua, vino blanco, dientes de ajo machacados, sal y pimienta a gusto. Este se debe  revolver hasta lograr una mezcla homogénea.

Posteriormente poner a calentar un wok, o sartén en su defecto, y agregar aceite. Cuando ésta haya tomado temperatura, añadir la carne y sofreírla hasta que tome color de cocción.

Agregar los cebollines y ají verde; saltear estos ingredientes por no más de un minuto. Finalmente, es fundamental incorporar la mezcla con la soya, vino y chuño dado que ésta le dará la consistencia adecuada a nuestra preparación. Cocinar por 8 a 10 minutos tapado a fuego bajo.

 

 

  

 

 

|

Comentarios

Que bueno que este de vuelta este gran Chef! Exelente Articulo.
Responder

 

 

Política entre cazuelas...

 

Interesante

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar